Trastorno fibroquística de mama: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Esta denominación general es la que se usa para describir las alteraciones no cancerosas de la glándula mamaria tales como la formación de nódulos y de bolsitas llenas de líquido denominadas quistes.

Bultitos en la mama que no son cancerosos

Se calcula que más de la mitad de las mujeres experimentarán las alteraciones de las glándulas mamarias que constituyen la llamada enfermedad fibroquística de la mama (también mastopatía fibroquística). Los síntomas varían de una mujer a otra. Algunas no tienen ni siquiera síntomas; otras notan a la palpación una bultitos que pareces como uvas bajo la piel. Estos bultos, o quistes, son a veces dolorosos o sensibles al tacto.

¿A qué se debe esta enfermedad?

La mama se compone de tejido glandular y tejido adiposo (graso). La glándula mamaria se divide en diversos lóbulos, cada uno de los cuales

contiene gran número de divisiones más pequeñas denominadas lobuli-llos con infinidad de diminutos sacos o bolsitas. Cuando la mujer da a luz, estos lóbulos producen leche para el bebé, si es que la madre prefiere darle el pecho a la criatura en vez del biberón. Cuando no está embarazada, conforme la mujer pasa por su ciclo menstrual, el organismo libera hormonas que agrandan los lóbulos para que contengan mayor cantidad de líquido. Al terminarse el ciclo, el agrandamiento desaparece, pero a veces el líquido queda atrapado en las bolsitas de los lóbulos. Con el tiempo, pueden formarse quistes.

La enfermedad fibroquística de la mama suele afectar a las mujeres de edad comprendida entre los 30 y los 50 años. Los bultitos son especialmente perceptibles a la palpación durante el período menstrual o regla. Cuando la mujer alcanza los 50 o 60 años y deja de menstruar, sus síntomas, por lo regular, desaparecen también.

¿Cómo sabe el médico que los quistes no son cancerosos?

El doctor comienza su diagnóstico con un reconocimiento físico y con la toma de una mamografía, que es una radiografía del seno, puesto que los bultitos benignos a menudo presentan aspecto y tacto diferentes de los cancerosos o malignos. Si resulta que el bultito es un quiste, el médico usará a veces una aguja de pequeño diámetro para extraer el líquido. Si ese líquido está sanguinolento o tiene aspecto inusual, es posible que lo envíe al laboratorio para su análisis. En la mayoría de los casos no se necesita ningún otro tratamiento.

Si el bulto es de consistencia sólida, se llevará a cabo una biopsia. Durante esta intervención, se extrae todo o parte del tejido y se examina al microscopio en busca de células de forma anormal o con características de desarrollo que delaten la presencia de un cáncer. Los investigadores estudian en la actualidad si hay alguna relación entre la enfermedad fibroquística de la mama y el riesgo de cáncer en la mujer.

Fuentes

National Alliance of Breast Cancer Organizations, 9 E 37th St.,

10th Fl., New York, NY, 10016 Telephone (212)889-0606 Toll-Free (888)80-NABCÜ http://www.nabco.org

U.S. National Cancer Institute, 6116 Executive Blvd., Ste. 3036A,

MSC 8322, Bethesda, MD 20892-8322

Toll-free (800)4-CANCER

TTY (800)332-8615

http://www.nci.nih.gov/

Y-Me National Breast Cancer Hotline, 212 W Van Buren, Ste. 500, Chicago, IL 60607

Telephone (312)986-8338 Toll-free (800)221-2141 (English) Toll-free (800)986-9505 (Spanish) Facsimile (312)294-8597 http://www.y-me.org/

Leave a Reply