Traumatismos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Los traumatismos son resultado de una lesión brusca o violenta. La seguridad personal y la prevención de accidentes deben tenerse siempre muy presentes. Es más fácil prevenir que tratar los traumatismos.

El cinturón que le salvó la vida a Marco

Marco, joven de 16 años, iba en un automóvil con cuatro ocupantes más. El muchacho que llevaba el volante venía pisando mucho el acelerador. Al tomar una curva, el vehículo se desbordó y fue a estrellarse contra un árbol, volcó y despidió del interior a los adolescentes que no se habían abrochado el cinturón de seguridad. Al llegar los primeros auxilios, Marco conservaba el conocimiento y todavía tenía abrochado el cinturón. Se había fracturado un brazo y una pierna, mientras que los cuatro amigos murieron en el accidente. “Sin el cinturón de seguridad,” dijo Marco, “también yo estaría muerto.”

¿Que es un traumatismo?

Puede ser una lesión física o bien una alteración psíquica (mental), aunque en este caso se habla de “trauma.” El traumatismo físico es la lesión o herida ocasionada por una fuerza o acto de violencia externa: accidentes automovilísticos, caídas, quemaduras, ahogos, descargas eléctricas, cuchilladas, balazos y otras agresiones. El traumatismo físico puede incapacitar permanentemente a la víctima, siendo la causa principal de

mortalidad en los menores de 40 años en los Estados Unidos. Incluso las intervenciones quirúrgicas son traumáticas—un traumatismo planeado y controlado, pero que, a fin de cuentas, causa la misma reacción en el organismo humano que cualquier otra lesión.

La mayoría de las muertes ocurren en las primeras horas consecutivas al traumatismo. Éste puede provocar también un choque psíquico o trauma, con confusión, desorientación anímica y conductual, y secuelas a largo plazo.

Urgencias por traumatismo

Las lesiones traumáticas comprenden fracturas de huesos, esguinces dolorosos, contusiones o heridas en la cabeza, quemaduras y hemorragias externas o internas. Pueden ocurrir en cualquier momento y constituyen urgencias clínicas que exigen tratamiento inmediato.

Quemaduras Son lesiones de los tejidos orgánicos resultantes de escaldaduras, incendios, líquidos inflamables, gases, sustancias químicas, calor excesivo, electricidad, luz solar o radiaciones nocivas. Sólo de quemaduras, se producen todos los años en los Estados Unidos unos 2 millones de lesiones que pueden provocar inflamación, deshidratación, infección, ampollas y destrucción de la piel y otros órganos. El tratamiento de las quemaduras suele requerir antibióticos, transfusiones de sangre o intervenciones quirúrgicas.

Traumatismo craneal Forma de traumatismo de probable desenlace en incapacidad permanente o en muerte. Su causa principal son las heridas producidas por balas, y en segundo lugar, los accidentes automovilísticos. Las caídas son la tercera causa. Las cifras de estadounidenses implicados anualmente en estos traumatismos comprenden:

– un millón de individuos atendidos en las salas de emergencia de

los hospitales

– 230 000 sobrevivientes

– 80 000 personas dadas de alta, tras hospitalización por lesiones

traumáticas cerebrales

– 50 000 fallecimientos

Los traumatismos craneales, o craneoencefálicos tienen repercusiones en muchas partes del cuerpo, pudiendo menoscabar la visión, la memoria, el humor, la concentración, la fuerza, la coordinación y el equilibrio físico. En ocasiones, la lesión conduce a crisis epilépticas y al coma. Afecta a los varones el doble de veces que a las mujeres. El mayor riesgo recae en las edades comprendidas entre los 15 y los 24 años.

Choque Es la insuficiencia circulatoria que se produce cuando el sistema cardiovascular del organismo deja de funcionar como es debido a resultas de un traumatismo. Entre las causas figuran: hemorragias internas o externas, deshidratación, vómito y otras pérdidas de líquidos

corporales, quemaduras, sobredosis de medicamentos, reacciones alérgicas agudas, bacteriemia (presencia de bacterias en la sangre, que da lugar al choque séptico) y grandes trastornos emocionales. Los síntomas incluyen piel fría y húmeda, pulso débil y acelerado, dilatación de las pupilas y respiración irregular. Los traumatólogos comienzan por administrar al paciente traumatizado transfusiones de soluciones o sueros salinos (para mantener el volumen de la sangre y la presión arterial, como medidas preventivas contra el choque), antes de tratar la lesión propiamente dicha.

Medidas preventivas

En los Estados Unidos, los traumatismos matan a mayor número de personas de menos de 40 años que ninguna otra enfermedad o trastorno clínico. Estos traumatismos constituyen una de las principales causas prevenibles de mortalidad. Las precauciones que se pueden tomar incluyen:

– en los automóviles: uso de cinturones de seguridad, reposacabezas y airbags;

– también en automóviles: asientos de seguridad para los niños;

– uso de cascos protectores por los ciclistas;

– detectores domésticos de humo;

– instrucciones y restricciones relativas al uso de armas de fuego; cumplimiento de leyes de seguridad para vehículos, armas de fuego y ambientes de trabajo.

Los traumatismos pueden ser de larga duración

Los supervivientes de sucesos traumáticos o de otras situaciones que producen intenso terror y sobresalto corren el riesgo de sufrir problemas psíquicos, además de los físicos. A medida que las víctimas tratan de adaptarse a los cambios bruscos, a menudo irreversibles, que el traumatismo crea en su vida, es muy importante poder contar con apoyo y asesoramiento emocionales inmediatamente después del suceso. Si no se les trata, es posible que estos individuos padezcan el llamado trastorno de estrés postraumático, que puede interferir con las actividades de la vida cotidiana mucho después de que se hayan cicatrizado las lesiones físicas. Los síntomas de lesiones psíquicas presentes comprenden:

– pesadillas, vivencias o pensamientos importunos, que retrotraen a la víctima al suceso traumático;

– lugares o personas que recuerdan el suceso traumático y que deben evitarse;

insomnio o dificultad para concentrarse;

– ansiedad o depresión;

– problemas físicos inexistentes antes del traumatismo.

La prevención de lesiones traumáticas requiere atención a la salud y seguridad públicas por parte de individuos, grupos y entidades gubernamentales.

Fuentes

American Trauma Society, 8903 Presidential Pky., Ste. 512,

Upper Marlboro, MD, 20772 Telephone (301)420-4189 Toll-Free (800)556-7890 http://www.amtrauma.org

U.S. Centers for Disease Control and Prevention,

1600 Clifton Rd., Atlanta, GA 30333 Telephone (404)639-3534 Telephone (404)639-3311 Toll-free (800)311-3435

Information Hotline (888)-232-3228 TTY (404)639-3312 http://www.cdc.gov

U.S. National Institute of General Medical Sciences,

45 Center Dr., MSC 6200, Bethesda, MD 20892-6200 Telephone (301)496-7301 http://www.nigms.nih.gov/

Leave a Reply