Alergia a un medicamento

No hay que confundir los efectos secundarios de un medicamento con la alergia al mismo. La alergia es un proceso diferente, que depende por completo de la sensibilidad especial de una persona a un determinado producto; las células de su sistema inmunitario consideran este fármaco como dañino, y producen unas sustancias (los anticuerpos) para destruirlo, como si se tratara de un microbio perjudicial. La primera vez que se toma el producto, el organismo se sensibiliza. Cuando la persona alérgica lo toma por segunda vez, estas células inmunitarias reaccionan rápidamente para destruir al intruso, ocasionando una serie de trastornos más o menos importantes, que incluso pueden llegar a provocar la muerte. La alergia más conocida es la que tienen algunas personas a la penicilina. Puede ser muy grave y conducir a la muerte en pocos minutos si el enfermo no recibe cuidados especializados rápidamente. Se produce unos instantes después de administrar una inyección de penicilina, o más tarde si el alérgico ha tomado el antibiótico por vía oral. Sin embargo, todos los medicamentos pueden desencadenar una alergia. Las personas alérgicas no deben, bajo ningún concepto, volver a tomar el medicamento que les causa alergia, porque la reacción se repetirá, quizá más acusadamente. Es muy importante que puedan informar a los servicios de salud, en cualquier momento y aun cuando no tengan posibilidad de comunicarse, de la sustancia a la cual son alérgicos, para que no se la administren nunca. La reacción alérgica puede aparecer después de haber tomado en repetidas ocasiones un mismo medicamento.

Leave a Reply