Anfotericina 8 abelcet – amphocil fungizona

Es un antibiótico eficaz contra los hongos (antifúngico) y, con alguna excepción, no es capaz de eliminar bacterias, virus ni otros microbios. Como antifúngico, es muy potente, de forma que se emplea solamente en caso de infecciones graves por hongos o cuando el hongo afecta a los órganos profundos del cuerpo. Por otra parte, es de amplio espectro, es decir, elimina una gran cantidad de hongos diferentes. No es de uso común y sólo se emplea en el hospital por vía intravenosa. Por otra parte, su toxicidad es importante.

¿Para qué se usa?

Se emplea sobre todo para tratar infecciones por hongos que afectan a todo el cuerpo y que son importantes, como la criptococosis, esporotricosis, blastomicosis. coccidioidomicosis, paracoccidioidomicosis, histoplasmosis, aspergilosis, mucormicosis y candidiasis. Tiene alguna eficacia contra la leishmaniosis (una enfermedad infecciosa producida por un protozoo que se contrae en países cálidos) , aunque no es el medicamento más indicado.

Dosis y forma de tomarlo

Se administra por vía intravenosa (mediante gotero ) , y también por inyección en el canal raquídeo cuando se trata de una meningitis, o en la articulación en caso de infección de la misma por un hongo, porque se absorbe muy poco por vía oral. Debido a sus importantes efectos secundarios, se empieza el tratamiento con una dosis de prueba de 1 mg en 20 ml de suero glucosado, que debe pasar en quince o veinte minutos. Si se produce una reacción grave, la dosis se disminuye, a la vez que se aumenta el tiempo de administración. Poco a poco, s e va incrementando la dosis según la tolerancia del enfermo, hasta 0,5 mg por kilogramo al día. También puede administrarse cada dos días. Suele ser necesario asociar potasio al tratamiento, porque el medicamento provoca una pérdida de este mineral.

Trastornos que puede producir su uso adecuado

Es bastante frecuente que la anfotericina B ocasione trastornos importantes, lo cual impide en muchas ocasiones la utilización del medicamento. Algunos síntomas ya se dan durante la administración: náuseas, vómitos, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, falta de apetito, malestar y disminución de la presión arterial. Pueden aliviarse con un tratamiento sintomático. Otros efectos secundarios dependen de la dosis y de la duración del tratamiento: lesiones importantes en el riñón, disminución del potasio en la sangre, anemia y reducción de las plaquetas en la sangre.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

La administración rápida por vía intravenosa puede provocar arritmias cardiacas e incluso paro cardiaco. Los síntomas de intoxicación son los mismos que los citados anteriormente.

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

No debe tomarse con otros medicamentos capaces de lesionar el riñón. La asociación con zidovudina (medicamento contra el sida) aumenta la posibilidad de sufrir lesiones renales y anemia. lo mismo que con ciclosporina. También interacciona con medicamentos contra el cáncer, corticoides, digitálicos (fármacos para el corazón) y relajantes musculares.

¿Quién no debe tomarlo?

Las personas alérgicas al medicamento y las que padezcan insuficiencia renal

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

Sólo en casos muy graves, cuando peligra la vida de la madre. No se ha demostrado que la anfotericina B dé lugar a malformaciones en el feto, pero puede producir lesiones en los riñones y otros órganos del bebé, debido a su gran toxicidad. En caso estrictamente necesario, el tratamiento debe realizarse con la paciente ingresada en el hospital y muy bien controlada. Una mujer que esté tomando esta medicación no debe dar de mamar a su bebé.

ANFOTERICINA 8 ABELCET – AMPHOCIL FUNGIZONA.

Leave a Reply