Citalopram prisdal – seropram

El citalopram es un antidepresivo que pertenece al grupo de los inhibido res selectivos de la captación de la serotonina (conocidos como antidepresivos de tercera generación). En la actualidad, son los preferidos para el tratamiento de la depresión, si bien se cambia a antidepresivos tricíclicos o inhibidores de la MAO cuando no producen el efecto que se esperaba. Esta preferencia se debe a que estos antidepresivos no tienen tantos efectos secundarios como los tricíclicos. Por otra parte, como el riesgo de que los pacientes con depresión grave intenten suicidarse es muy elevado, el inicio del tratamiento debe controlarse especialmente, puesto que lo primero que mejora es el estado de postración, de modo que el enfermo se encuentra psíquicamente deprimido pero animado física- mente para moverse y actuar; en estas circunstancias, el riesgo de suicidio aumenta. No genera adicción.

¿Para qué se usa?

El citalopram se emplea para tratar la depresión.

Dosis y forma de tomarlo

La dosis debe definirse para cada paciente, según su trastorno. Se administran 20 a 60 mg al día, por vía oral. El empleo del medicamento debe acompañarse en cualquier caso de un tratamiento psiquiátrico adecuado .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

Los efectos secundarios de los medicamentos del grupo del citalopram son menos acentuados y frecuentes que los que aparecen con antidepresivos tricíclicos o inhibido res de la MAO. Puede causar ansiedad, insomnio, cansancio, temblores, nerviosismo, falta de apetito, sudoración, náuseas, somnolencia, mareo, diarrea, sequedad de boca, dolor de cabeza y vómitos. En casos poco frecuentes, afecta al corazón y provoca arritmias cardiacas, así como trastornos hepáticos, alteraciones de la glándula tiroides y convulsiones.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

Pueden ser de gravedad si la dosis es muy alta. Provoca náuseas, vómitos, agitación, convulsiones y puede llegar a ocasionar la muerte. Requiere tratamiento urgente en el hospital. La intoxicación por antidepresivos es algo habitual, porque los enfermos tienden con fuerza al suicidio; por ello, no conviene que dispongan libremente de estos medicamentos.

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

Las interacciones del citalopram, como las del resto de antidepresivos, son muy numerosas. Conviene consultar al médico cuando sea necesario tomar cualquier tipo de medicamento. Los fármacos que actúan sobre el sistema nervioso central pueden potenciar o disminuir su acción. No se administra junto con inhibid ores de la MAO, que también se emplean en la depresión. La fenitoína aumenta su efecto al administrarla con citalopram. Fármacos como la flecainida, encainida, vinblastina, carbamazepina y antidepresivos tricíclicos requieren un ajuste de las dosis cuando se asocian con citalopram. Los antidiabéticos orales y la insulina son más potentes junto con citalopram, y hay que variar la dosificación para que no se produzca hipoglucemia. No debe beberse alcohol durante el tratamiento. Es peligroso conducir y manejar cierto tipo de maquinaria hasta que no se conozca bien el efecto que causa en un paciente determinado.

¿Quién no debe tomarlo?

No pueden hacerlo las personas alérgicas al medicamento. Debe administrarse con precaución a pacientes con una enfermedad grave del corazón, el hígado o el riñón.

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

Pese a que no parece que produzca malformaciones en el feto, se evitará su uso siempre que sea posible. No se aconseja dar de mamar durante el tratamiento.

CITALOPRAM PRISDAL – SEROPRAM.

Leave a Reply