Cloroquina cloroquina llorente – resochin

Es un medicamento contra ciertos parásitos, especialmente el responsable del paludismo o malaria, una enfermedad que no existe en los países occidentales, pero sí en las zonas tropicales, donde causa millones de muertes cada año. La cloroquina es eficaz para el tratamiento, pero también como prevención de la enfermedad. También actúa como antiinflamatorio en algunas enfermedades. La primera dosis se reparte mucho por los tejidos del organismo, de manera que es necesario que sea más alta que las restantes, a fin de que la cantidad en la sangre se mantenga elevada.

¿Para qué se usa?

Principalmente, en caso de paludismo, pero también es útil en la guardases y en la infección por amebas que invaden órganos como el hígado u otros. Por sus efectos antiinflamatorios, puede usarse en ciertas enfermedades reumáticas, como las artritis reumatoide, el lupus eritematoso y la esclerodermia. Tiene una aplicación importante para prevenir el paludismo cuando se viaja a zonas en las que existe esta enfermedad. En algunas regiones tropicales, existen microbios del paludismo resistentes a la cloroquina, por lo cual es absolutamente necesario consultar con un experto antes de tomar una profilaxis que quizá no sirva para nada.

Dosis y forma de tomarlo

Para el tratamiento del paludismo, se administra por vía oral, el primer día, 1 g de cloroquina; al cabo de seis a ocho horas, se toman 500 mg, y se sigue con 500 mg al día durante dos días seguidos. También se puede administrar por vía intramuscular en casos graves, cuando el enfermo está en coma o no puede tragar. Para la prevención del paludismo, se tomarán 500 mg una vez a la semana; el tratamiento se iniciará al menos una semana antes del viaje, y continuará durante un mínimo de cuatro semanas tras su finalización .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

En dosis bajas, puede provocar dolor de cabeza, náuseas, diarrea, vértigo, zumbidos de oídos, alteraciones visuales y picores. En dosis altas, como las usadas para tratar enfermedades reumáticas, hay riesgo de sufrir trastornos graves de la visión, fiebre, trastornos psíquicos (como alucinaciones) y alteraciones del hígado. Puede teñir la orina de un color rojo morroñoso.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

Puede ser grave y debe tratarse en el hospital Al principio, se sufren náuseas, vómitos y somnolencia; más tarde puede aparecer un edema de pulmón, con graves dificultades para respirar, convulsiones, trastornos del ritmo cardiaco y coma.

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

No debe administrarse con sales de oro o fenilbutazona, porque puede causar una inflamación de la piel Tampoco debe asociarse a corticoides ni a antidepresivos del tipo de los inhibidores de la MAO.

¿Quién no debe tomarlo?

Los enfermos con trastornos graves del hígado, del riñón, del sistema nervioso central, del aparato digestivo o de la sangre. Tampoco debe administrarse en caso de déficit de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (una enfermedad rara de nacimiento) . Ciertas dolencias de los ojos también contraindican su uso, ya que puede empeorar la visión, así como la epilepsia.

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

Puede usarse en el tratamiento del paludismo, porque es corto y no se ha demostrado que produzca efectos perjudiciales en el bebé, a pesar de que atraviesa la placenta. En cambio, un tratamiento largo, como el necesario en enfermedades reumáticas, puede ser peligroso: se han descrito casos de anomalías en el feto, especialmente en el ojo. No se aconseja seguir dando de mamar si debe tomarse cloroquina.

CLOROQUINA CLOROQUINA LLORENTE – RESOCHIN.

Leave a Reply