Cotrimoxazol (trimetroprim + sulfametoxazol) bactopulmón balsoprim – bridotrim – bronco aseptilex – bronco bactifor – bronco sergo broncomega

El cotrimoxazol es un antibiótico bastante empleado para el tratamiento de diversas infecciones. De hecho, se trata de la asociación de dos antibióticos diferentes (trimetoprim y sulfametoxazol) en una proporción de 1 a 5; uno de ellos es una sulfamida. Los dos juntos producen una acción complementaria en la destrucción de los microbios. Cada uno por separado inhibe el desarrollo de determinadas bacterias, pero sumados son bactericidas, lo cual aporta una mayor eficacia en la lucha contra la infección. ¿

¿Para qué se usa?

Principalmente, en las infecciones de las vías urinarias, las prostatitis, las infecciones respiratorias, en especial las que padecen los pacientes con una bronquitis crónica, las infecciones del oído medio, las sinusitis, ciertas infecciones del aparato digestivo, como la fiebre tifoidea y algunas gastroenteritis graves, la brucelosis y el cólera. Puede emplearse en la gonorrea cuando el microbio es resistente a la penicilina o el paciente es alérgico a la misma. También se emplea en pacientes de sida para la profilaxis de ciertas infecciones a las que se ven muy expuestos. Suele aconsejarse un tratamiento intermitente a las personas predispuestas a las infecciones urinarias.

Dosis y forma de tomarlo

Se administra por vía oral en dosis (para un adulto) de 1 60 mg de trimetoprim y 800 mg de sulfametoxazol, dos veces al día (cada doce horas ) . Esta proporción suele ser suficiente para las enfermedades más comunes, aunque en casos especiales, y bajo supervisión médica, se puede aumentar .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

Los efectos secundarios más frecuentes son las molestias gastrointestinales (náuseas, vómitos y diarrea) y las erupciones cutáneas de tipo alérgico. También puede causar inflamación de la lengua y de la boca. En casos más anormales, provoca anemia, disminución de las plaquetas y trastornos de la coagulación, disminución de los glóbulos blancos de la sangre, afectación del hígado e incluso depresión y alucinaciones.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

La intoxicación por este medicamento provoca náuseas, vómitos, confusión y vértigo. También puede lesionar gravemente el riñón. Requiere tratamiento urgente en el hospital.

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

No debe asociarse con otros antibióticos. Interacciona con varios medicamentos, especialmente con los anticoagulantes orales, los antidiabéticos orales, los diuréticos, la fenitoína y la ciclosporina. El uso conjunto de estos medicamentos debe estar muy bien controlado para que no aparezcan alteraciones. ¿

¿Quién no debe tomarlo?

Los pacientes con una enfermedad grave del hígado o insuficiencia renal. Los que padecen enfermedades graves de la sangre. Las personas alérgicas a las sulfamidas o al trimetoprim. ¿

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

No. A no ser que la infección amenace la vida de la embarazada y no exista ninguna alternativa de tratamiento. El medicamento atraviesa la placenta, y se cree que puede producir malformaciones en el feto. No debe usarse, en especial durante el tercer trimestre del embarazo, porque el feto podría sufrir alteraciones. El cotrimoxazol se elimina por la leche materna, pero no parece que esto influya negativamente en el bebé.

COTRIMOXAZOL (TRIMETROPRIM + SULFAMETOXAZOL) BACTOPULMÓN BALSOPRIM – BRIDOTRIM – BRONCO ASEPTILEX – BRONCO BACTIFOR – BRONCO SERGO BRONCOMEGA – BRONCOVIR FORTE – BRONGENIT – BRONQUICISTEINA – BRONQUIDIAZINA – BRONQUIMAR BRONQUIMUCIL – COTRAZOL EDUPRIM – GOBENS TRIM – MOMENTOL – NEUMOPECTOLINA – PULMO MENAL PULMOSTERIN – SEPTRIN – SOLTRIM – TRAQUIVAN.

Leave a Reply