Eritromicina bronsema – eritrogobens – erifoscin – eritromecina estedi – eritroveinte – lagarmicin neo-iloticina pantomicina tosdiazina

Es un antibiótico bacteriostático, aunque puede ser bactericida según el tipo de microbio y la dosis. Mata bastantes tipos de bacterias. Es un antibiótico empleado tanto en el hospital como ambulatoriamente, ya que sus efectos secundarios, en general, no son graves. Es importante porque suele utilizarse en lugar de la penicilina o sus derivados en pacientes alérgicos. El jugo del estómago la inactiva, de forma que las pastillas se fabrican con un recubrimiento especial que protege el antibiótico hasta que llega al intestino; allí se libera y pasa a la sangre. Es uno de los pocos antibióticos que pueden llegar hasta el líquido prostático. Sin embargo, no es capaz de llegar al cerebro, por lo que es inútil en las meningitis.

¿Para qué se usa?

Puede emplearse en las infecciones respiratorias (bronquitis, neumonía), la sinusitis, la amigdalitis, las infecciones de los oídos, la laringitis, ciertas infecciones de la boca, la gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual, la prostatitis y las infecciones de la piel (impétigo o erisipela, por ejemplo) . También es activa contra los microbios responsables de la legionelosis, así como contra la sífilis y el tétanos (para eliminar el microbio de la herida, no la toxina que produce la enfermedad) . En general, no se emplea en infecciones muy graves, a no ser que no exista otra posibilidad.

Dosis y forma de tomarlo

La dosis habitual para un adulto es de 250 mg cada seis horas por vía oral, pero puede doblarse en infecciones más graves. Es mejor tomarla con el estómago vacío, porque los alimentos entorpecen su paso a la sangre. Existe la posibilidad de administrarla en forma de inyección intravenosa en caso de infección grave, pero no es muy habitual hacerlo. La inyección intramuscular se emplea poco debido a que es muy dolorosa .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

Suele producir pocos trastornos, entre ellos: náuseas, vómitos, dolor de estómago y diarrea. También puede ser causa de reacciones alérgicas, que obligan a suspender la medicación y a no utilizarla más en el paciente afectado. Su efecto secundario más importante se produce sobre el hígado, pero es poco frecuente: provoca síntomas parecidos a una colecistitis aguda, principalmente al usar el medicamento en forma de estolato de eritromicina. La inyección intravenosa es irritativa, y con frecuencia ocasiona una flebitis en la vena donde se ha inyectado.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

Náuseas, vómitos, dolor de estómago y diarrea. Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe Al hacerse con precaución? No debe asociarse a otros antibióticos (si no lo indica el médico) , especialmente s i son bactericidas. Tampoco debe tomarse con ergotarmina, dihidroergotamina, tríazolam, bromocriptina, carbamazepína, anticoagulantes orales (riesgo de hemorragia) , digitálicos, antiácidos, ciclosporina o anticonceptivos. Si se administra con teofilina, hay que controlar las dosis de esta última, porque su acción aumenta y podría producir efectos tóxicos con las dosis habituales.

¿Quién no debe tomarlo?

Personas alérgicas a la eritromicina. Las enfermedades graves del hígado son un problema para la administración de eritromicina; la dosis debe controlarse mucho o utilizar otro antibiótico.

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

Sí. Aunque deben evitarse los preparados a base de estolato de eritromicina, ya que pueden producir trastornos hepáticos a la madre. Pasa poco al bebé (sólo entre un 5 y un 20 % de la cantidad que tiene la madre en la sangre) .

ERITROMICINA BRONSEMA – ERITROGOBENS – ERIFOSCIN – ERITROMECINA ESTEDI – ERITROVEINTE – LAGARMICIN NEO-ILOTICINA PANTOMICINA TOSDIAZINA.

Leave a Reply