Gliclazida diamicron

La gliclazida es un medicamento derivado de las sulfamidas, cuyo efecto es disminuir la glucosa en la sangre. Actúa amentando la secreción de insulina producida por el páncreas y también favoreciendo una mejor utilización de la glucosa por las células. Esta forma de actuar requiere que el páncreas funcione en mayor o menor medida; por lo tanto, este medicamento, al igual que los demás antidiabéticos orales, no es eficaz en caso de diabetes de tipo 1, o juvenil, o en casos graves de diabetes de tipo 11, o del adulto; estos enfermos requieren la administración de insulina.

¿Para qué se usa?

Se emplea para tratar la diabetes tipo II moderada, es decir, aquella que aparece después de los cuarenta años, tiene estrecha relación con la obesidad y se puede controlar en parte mediante una dieta adecuada.

Dosis y forma de tomarlo

Se administra por vía oral, en dosis variables según la respuesta del paciente. El tratamiento suele iniciarse con 80 mg al día, y se aumenta o se disminuye según los niveles de glucosa. En general, si el enfermo no se controla con dosis de 240 mg, las cantidades superiores tampoco serán eficaces, por lo que habrá que pasar al tratamiento con insulina. Se toma antes de la comida principal del día .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

El principal efecto secundario es la disminución de la glucosa en la sangre, que puede llegar a ser muy grave y, además, tiene el inconveniente de ser bastante duradera. También puede provocar molestias digestivas (náuseas, vómitos, diarrea, pérdida del apetito) , reacciones alérgicas (picor, dermatitis, erupciones al exponerse a la luz solar), ictericia, disminución de los glóbulos blancos, de los glóbulos rojos y de las plaquetas de la sangre.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

El principal trastorno que puede producir el uso excesivo de gliclazida es la hipoglucemia, que puede conducir al coma y la muerte si no se trata de forma urgente y apropiada en el hospital

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

El tratamiento de la diabetes no se limita al empleo del medicamento: debe asociarse a una dieta adecuada capaz de hacer perder el peso sobrante al paciente, y a un ejercicio físico moderado y regular. Las interacciones de los antidiabéticos orales son muchas; por lo tanto, siempre hay que consultar con el médico ante la necesidad de tomar cualquier otro fármaco. Las principales se producen con: antiinflamatorios no esteroideos, sulfamidas, cloranfenicol, anticoagulantes orales, inhibidores de la MAO, betabloqueantes, ciertos diuréticos, corticoides, fenotiazinas, fenobarbital, productos tiroideos, anticonceptivos orales, estrógenos, fenitoína, ácido nicotínico, estimulantes del sistema nervioso simpático, antagonistas del calcio, clofibrato, rifampicina e isoniazida. El alcohol ingerido en grandes cantidades y de forma regular reduce el efecto del medicamento.

¿Quién no debe tomarlo?

No deben tomarlo las personas alérgicas al mismo. No se emplea en caso de diabetes juvenil, ni en la diabetes del adulto complicada o que no responde a dosis altas de gliclazida. Es peligroso administrarlo en caso de insuficiencia renal o hepática grave.

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

No. La diabetes debe tratarse siempre con insulina durante el embarazo, porque los antidiabéticos orales hacen más difícil el control de la glucosa en la sangre, y unos niveles alterados pueden provocar consecuencias graves en el feto; por otra parte, éste podría presentar una disminución importante de la glucosa al nacer. No es recomendable dar de mamar durante el tratamiento, porque el bebé puede sufrir variaciones de sus niveles de glucosa en la sangre.

GLICLAZIDA DIAMICRON.

Leave a Reply