Levodopa madopar – sinemet

Se trata de un medicamento que actúa en el sistema nervioso central y se convierte en dopamina, una sustancia natural del cerebro cuyos niveles son bajos en la enfermedad de Parkinson. Su acción sobre otros sistemas del organismo dan lugar a efectos secundarios. El enfermo de Parkinson mejora de la rigidez y la dificultad para moverse; los temblores también mejoran, aunque en menor grado. Presenta el inconveniente de que su eficacia se va reduciendo con el tiempo, de manera que al cabo de cinco años de tratamiento, la mitad de los pacientes dejan de responder a este medicamento.

¿Para qué se usa?

Para tratar la enfermedad de Parkinson. En la actualidad, el tratamiento se inicia con este fármaco asociado a benserazina o carbidopa tan pronto como los síntomas de la enfermedad se hacen evidentes.

Dosis y forma de tomarlo

Se administra por vía oral. El tratamiento se empieza con dosis de 50 mg cada ocho o doce horas. Esta se puede aumentar cada semana hasta conseguir los efectos terapéuticos adecuados. La dosis medía suele ser de 500 a 750 mg al día en las fases intermedias de la enfermedad, en cuatro tomas diarias.

Trastornos que puede producir su uso adecuado

La levodopa puede provocar disminución del apetito, náuseas y vómitos, aunque estos efectos se reducen considerablemente al asociarla con benserazina o carbidopa; pueden tratarse con medicamentos como la domperidona. También puede causar disminución de la presión arterial con mareo, especialmente al levantarse de la cama o de una silla, así como trastornos del ritmo cardiaco como taquicardia y extrasístoles; estos síntomas pueden contrarrestarse con betabloqueantes. Al empezar el tratamiento, es frecuente la aparición de movimientos extraños y bruscos, que se deben a un exceso de medicación; se solucionan fácilmente ajustando la dosis, pero con el paso del tiempo, son más frecuentes. El principal problema de la levodopa es la progresiva pérdida de efecto al cabo de dos o tres años; a los cinco años del inicio de la terapia, la mitad de los pacientes que la toman presentan trastornos debidos a dicha falta de efecto; en este caso, deben asociarse otros medicamentos. Los trastornos psiquiátricos constituyen también efectos secundarios del medicamento: alteraciones del sueño, pesadillas, alucinaciones, aumento del deseo sexual, desviaciones sexuales, confusión, excitación, etc. L a levodopa puede activar un melanoma maligno.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

ocasiona trastornos cardiacos, nerviosos y psíquicos que pueden ser importantes. Requiere tratamiento urgente en el hospital. Con q u é alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución? Las interacciones de la levodopa pueden ser importantes. Los medicamentos que aumentan o disminuyen el vaciado del estómago interfieren. La alfa-metildopa y los inhibidores de la MAO pueden aumentar los efectos de la levodopa; la reserpina, la tetrabenazina, la papaverina y la difenilhidantoína los pueden disminuir. También interfieren las fenotiazinas, butirofenonas y benzamidas.

¿Quién no debe tomarlo?

No deben tomar levodopa las personas que tienen alergia a este medicamento, las que han padecido o padecen un melanoma maligno y las que sufren un glaucoma de ángulo cerrado. Debe administrarse con un control estricto en pacientes aquejados de enfermedades graves de las glándulas endocrinas, el riñón, el hígado o los pulmones, así como en los que padecen hipertensión arterial grave, asma o epilepsia. Los enfermos que han sufrido un infarto de miocardio o tienen arritmias cardiacas también deben ser controlados con mucha atención.

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

Las mujeres embarazadas pueden tomar levodopa sólo en situaciones muy graves. Se ha comprobado que produce malformaciones en animales si se administra durante el embarazo. También reduce la cantidad de leche, de modo que no debe darse de mamar si se recibe tratamiento con este fármaco.

LEVODOPA MADOPAR – SINEMET.

Leave a Reply