Medicamentos para la osteoporosis

La osteoporosis es un trastorno que s e caracteriza por la pérdida de masa ósea, bastante frecuente en la actualidad entre las personas de edad avanzada, especialmente entre las mujeres después de la menopausia. El aumento de la esperanza de vida, tan deseable por todos, aumenta también una serie de trastornos debidos al paso del tiempo, como la osteoporosis. El principal problema de la pérdida de masa ósea es el aumento de la frecuencia de fracturas, especialmente de muñeca, columna vertebral y cuello de fémur. Éstas no necesitan un traumatismo importante para producirse, e incluso a veces son espontáneas. Dan lugar a una gran disminución de la calidad de vida de las personas afectadas, y muchas veces son responsables de su muerte. Las fracturas vertebrales son muy dolorosas, y causan desviaciones de la columna responsables de deformidades, que pueden llegar a producir dificultades respiratorias. Los factores de riesgo de la osteoporosis son: mujer, menopausia (especialmente si es precoz), constitución menuda, origen europeo o asiático, antecedentes familiares, falta de ejercicio físico, dieta pobre en calcio, poca exposición al sol, exceso de consumo de sal, consumo excesivo de cafeína o alcohol, consumo de tabaco, tratamientos prolongados con corticoides, medicamentos para el tiroides, antiácidos o heparina e hipertiroidismo. Algunos de estos factores son inevitables, pero otros, como la falta de ejercicio o la dieta, pueden evitarse con un estilo de vida adecuado desde la juventud. Cuando la enfermedad ya se ha establecido, es difícil hacerla desaparecer por completo, pero existen medicamentos capaces de detenerla o disminuir su evolución. Las mujeres menopáusicas disponen del tratamiento hormonal sustitutivo (estrógenos) que se ha mostrado eficaz en la prevención de este trastorno, aunque presenta efectos secundarios no despreciables que hay que valorar con cuidado. Éste debe establecerse a través de un buen diagnóstico y estudio de la enfermedad. Lo más importante son las medidas generales (ejercicio físico, dieta adecuada, etc. ) , a las que se añaden, según el caso, uno o varios medicamentos.

Leave a Reply