Meperidina dolantina

También es un analgésico derivado del opio que se fabricó sintéticamente para intentar conseguir un medicamento con las acciones de la morfina, pero sin sus efectos secundarios. No se consiguió, pero es muy usado para el tratamiento del dolor. Sus efectos se notan al cabo de unos diez minutos de administrar la inyección.

¿Para qué se usa?

Para calmar el dolor intenso, especialmente en caso de cáncer, traumatismos graves, intervenciones quirúrgicas, angina de pecho e infarto de miocardio.

Dosis y forma de tomarlo

Se administra por vía oral, subcutánea o intramuscular. Es un medicamento casi exclusivamente empleado en el hospital. Su dosis oscila entre 50 y 100 mg cada cuatro horas .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

Puede producir náuseas, vómitos, mareo, somnolencia, euforia y estreñimiento, así como ser responsable de reacciones alérgicas. Son síntomas importantes en caso de uso prolongado, si bien se pueden aliviar fácilmente con un tratamiento contra los vómitos y el estreñimiento. La tolerancia y la dependencia que produce el medicamento son inevitables; estos efectos hacen que sea necesario aumentar la dosis poco a poco, porque al cabo de unas semanas va perdiendo efecto. Tampoco se puede abandonar el fármaco de una manera radical, pues aparece síndrome de abstinencia, que produce irritabilidad, inquietud, insomnio, temblores, sudoración, lagrimeo, vómitos, fiebre y una angustia muy importante. Para suprimirlo cuando se ha tomado durante mucho tiempo, hay que disminuir las dosis gradualmente, y en unas semanas se puede eliminar del todo. En caso de tomarlo durante poco tiempo, puede dejarse sin adoptar medidas especiales.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

Al igual que la morfina, produce alteraciones del sistema nervioso central que pueden llegar al coma y la muerte por falta de respiración. Existen antídotos que hacen desaparecer los síntomas. ¿

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

El alcohol aumenta los efectos sedantes de la meperidina. Es peligroso tomar el medicamento junto con antidepresivos inhibidores de la MAO no selectivos, pues pueden surgir problemas de hipertensión, convulsiones y depresión de la respiración. Tampoco debe tomarse con antidepresivos tricíclicos, porque los efectos de ambos medicamentos se refuerzan. Administrado junto con sedantes, tranquilizantes o somníferos, su efecto también se potencia. Los antihistamínicos (medicamentos empleados para la alergia) aumenta el efecto depresor de la meperidina. Los medicamentos atropínicos pueden provocar la detención de los movimientos intestinales y oclusión intestinal. ¿

¿Quién no debe tomarlo?

No debe emplearse cuando exista un estado de shock, es decir, una disminución de la presión arterial debido a una situación grave (accidente, operación quirúrgica, etc.). También está contraindicado en caso de enfermedades graves del hígado, puesto que su mal funcionamiento favorece la intoxicación. Tampoco debe usarse en caso de enfermedad pulmonar grave (asma, etc.) , así como en ciertas enfermedades del cerebro, especialmente las que pueden provocar convulsiones. En ancianos y niños pequeños no está contraindicado por completo, pero se debe actuar con precaución, porque es fácil la intoxicación. ¿

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

No de forma continuada ni en dosis altas, porque el bebé nacería con dependencia. No hay problema en emplearla, en caso de necesidad, durante un periodo corto. A veces se utiliza durante el parto para aliviar el dolor, pero existe el riesgo de que el niño nazca con somnolencia y respiración escasa, sobre todo cuando se administra inmediatamente antes de que nazca el bebé. No existen pruebas de que produzca malformaciones en el feto. Debe evitarse, en lo posible, si se está dando de mamar, pues pasa a la leche.

Leave a Reply