Pentazocina pentazocina fides – sosegón

Es otro analgésico derivado de la morfina surgido de la investigación farmacéutica para hallar un fármaco eficaz contra el dolor intenso que no tuviera los efectos secundarios de la morfina, principalmente, su capacidad de ser utilizado como droga y la dependencia que pro- duce; tampoco en esta ocasión se consiguió, aunque la pentazocina no causa tanta adicción como la morfina. Su efecto empieza entre quince minutos y una hora después de su inyección, y tiene una vida media corta, es decir, se mantiene poco tiempo en la sangre.

¿Para qué se usa?

Para aliviar el dolor intenso, especialmente el del cáncer, los traumatismos importantes, la cirugía, el cólico nefrítico (piedra en el riñón) o el cólico hepático (piedra en el hígado) .

Dosis y forma de tomarlo

Puede administrarse por vía oral o en forma de inyección. La dosis es de 30 a 60 mg cada tres o cuatro horas en forma de inyección, y de 50 a 100 mg cada tres o cuatro horas por vía oral .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

Los efectos secundarios más frecuentes son la somnolencia, los mareos y las náuseas, pero son más leves que con la morfina. En algunos casos, puede provocar pesadillas, ansiedad, ideas extrañas y alucinaciones, aunque no es frecuente en las dosis habituales. La inyección produce dolor y una reacción inflamatoria, con endurecimiento y a veces ulceración. Si se emplea durante mucho tiempo, crea dependencia, y habrá que aumentar la dosis cada cierto tiempo para obtener el mismo efecto. También se sufrirá un síndrome de abstinencia si se retira abruptamente: hay que hacerlo de manera paulatina.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

La intoxicación por pentazocina produce básicamente los mismos síntomas que la de morfina, es decir, gran depresión del sistema nervioso central con posibilidad de muerte por coma y detención de la respiración. Como en el caso de aquélla, esta intoxicación puede tratarse con un antídoto (naloxona).

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

El alcohol aumenta los efectos sedantes de la pentazocina. Es peligroso tomar el medicamento junto con antidepresivos inhibidores de la MAO no selectivos, pues puede producir hipertensión, convulsiones y depresión de la respiración. Tampoco debe utilizarse con antidepresivos tricíclicos, porque los efectos de ambos medicamentos se incrementan. Si se administra j unto con sedantes, tranquilizantes o somníferos, su efecto también aumenta. Los antihistamínicos (medicamentos empleados para la alergia) elevan el efecto depresor de la pentazocina. Los medicamentos atropínicos pueden provoca la detención de los movimientos intestinales y oclusión intestinal. Además, si se usa en pacientes que recibían desde hace tiempo un tratamiento con morfina u otro derivado de la misma, pueden presentar un síndrome de abstinencia, puesto que además de su efecto similar al de la morfina, tiene también los de su antídoto. Es necesario suspender poco a poco la morfina, esperar dos o tres días y después empezar a administrar pentazocina.

¿Quién no debe tomarlo?

No debe emplearse cuando existe un estado de shock, es decir, una disminución de la presión arterial debido a una situación grave (accidente, operación quirúrgica, etc.) . Las enfermedades graves del hígado tampoco aconsejan su uso, puesto que su mal funcionamiento favorece la intoxicación. Tampoco debe administrarse en caso de problemas pulmonares graves (asma, etc.), así como en ciertas enfermedades del cerebro, especialmente las que pueden ocasionar convulsiones. En ancianos y niños pequeños no está totalmente contraindicado, pero se adoptarán muchas precauciones, porque es fácil la intoxicación. No deben usarlo las personas que conducen un vehículo o realizan trabajos potencialmente peligrosos, porque la somnolencia puede dar lugar fácilmente a accidentes.

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

No de forma continuada. No se han descrito malformaciones en el bebé, pero si la madre lo usa durante mucho tiempo, crea dependencia en el niño, al igual que los demás derivados del opio. El bebé padecerá un síndrome de abstinencia al nacer. Su empleo durante el parto para calmar el dolor puede provocar depresión de la respiración en el niño y no es aconsejable. Tampoco es adecuado utilizar este medicamento si se está dando de mamar, puesto que pasa a la leche.

PENTAZOCINA PENTAZOCINA FIDES – SOSEGÓN.

Leave a Reply