Procainamida biocoryl

Es un antiarrítmico bastante difícil de manejar, con propiedades similares a las de la quinidina: disminuye la excitabilidad del corazón y la velocidad con la que se transmite el impulso eléctrico que da lugar a los latidos.

¿Para qué se usa?

Para el tratamiento de las arritmias graves, especialmente las que se producen durante un infarto de miocardio.

Dosis y forma de tomarlo

Se puede administrar por vía oral, intramuscular o intravenosa. La dosis depende del tipo de arritmia y de las características del paciente, ya que debe controlarse con mucho cuidado. La vía intravenosa se emplea en el hospital, en casos graves y con un estricto control del electrocardiograma.

Trastornos que puede producir su uso adecuado

Es un medicamento con bastantes efectos secundarios, a veces graves. Sobre el corazón, puede causar insuficiencia cardiaca y arritmias importantes. También puede provocar fiebre, disminución de las plaquetas, anemia hemolítica, un trastorno similar al lupus eritematoso, e inflamación de las articulaciones y del pericardio (la membrana que rodea al corazón) .

Trastornos que puede producir su uso excesivo

Las dosis excesivas de procainamida ocasionan una disminución considerable de la presión arterial, arritmias graves, confusión, somnolencia, náuseas y vómitos. El trastorno puede ser de gravedad y requiere tratamiento urgente en el hospital. Con qué alimentos o medicamentos n o se puede tomar o debe hacerse con precaución? Aumenta el efecto de los fármacos que reducen la presión arterial. La cimetidina y la ranitidina incrementan su acción (y, por tanto, su toxicidad), mientras que el alcohol hace lo contrario. También potencia los efectos secundarios de los antibióticos, como la tobramicina y la gentamicina.

¿Quién no debe tomarlo?

Los pacientes con un bloqueo cardiaco, frecuencia cardiaca muy baja, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal o alergia al medicamento. Tampoco deben tomarlo los pacientes afectos de miastenia grave.

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

No. Existen medicamentos antiarrítmicos menos peligrosos para la embarazada y el bebé (como la quinidina) que pueden emplearse como alternativa. Sólo se administra cuando no existe otra opción. Tampoco debe darse de mamar cuando se sigue un tratamiento con este fármaco.

PROCAINAMIDA BIOCORYL.

Leave a Reply