Propranolol betadipresan – sumial

El propranolol es otro betabloqueante, pero no cardioselectivo; es decir, además de ejercer su efecto sobre el corazón, también actúa en el resto del organismo, lo cual incrementa los efectos secundarios, porque estrecha los bronquios, favorece el incremento de la glucosa en la sangre en diabéticos, aumenta los triglicéridos y reduce el colesterol HDL. En el corazón, sus efectos son los mismos que los de los betabloqueantes cardioselectivos.

¿Para qué se usa?

Como en el caso de los betabloqueantes cardioselectivos que hemos visto anteriormente, el propranolol se emplea para el tratamiento de la angina de pecho, el infarto de miocardio, la hipertensión arterial y algunos trastornos de la frecuencia cardiaca. También en caso de hipertiroidismo (aumento de la secreción de hormonas por parte de la glándula tiroides) , en la prevención de las crisis de migraña y en algunas enfermedades neurológicas, como el temblor de intención (que aparece al ir a realizar una acción) y otras.

Dosis y forma de tomarlo

La dosis por vía oral depende mucho de la dolencia y del paciente; se empieza con cantidades bajas que se van aumentando hasta lograr el efecto deseado. El propranolol, al igual que otros betabloqueantes, da lugar a una especie de síndrome de abstinencia cuando se suprime bruscamente; por lo tanto, la dosis siempre deberá disminuirse gradualmente hasta eliminarlo por completo, en caso de necesidad; pues en caso contrario, los efectos de la interrupción brusca pueden ser graves: angina de pecho, arritmias, infarto e incluso muerte súbita .

Trastornos que puede producir su uso adecuado

El propranolol provoca más efectos secundarios que los betabloqueantes cardioselectivos, porque actúa sobre los receptores de todo el organismo. Puede producir disminución excesiva del ritmo cardiaco, extremidades frías, empeoramiento de la insuficiencia cardiaca, disminución importante de la presión arterial, bloqueo cardiaco, aumento de glucosa en la sangre (un efecto especialmente peligroso para los enfermos diabéticos) , constricción de los bronquios (asma), trastornos del hígado y los riñones, así como problemas circulatorios. Sobre el sistema nervioso central, puede causar confusión, mareo, insomnio, pesadillas y alucinaciones. También es posible que ocasione náuseas, vómitos y molestias digestivas, y sobre la piel, caída del cabello y erupciones cutáneas, así como empeoramiento de la psoriasis.

Trastornos que puede producir su uso excesivo

Produce un descenso considerable del ritmo cardiaco, insuficiencia cardiaca, disminución de la presión arterial y crisis de asma. Debe tratarse de forma urgente en el hospital

¿Con qué alimentos o medicamentos no se puede tomar o debe hacerse con precaución?

Las interacciones con otros medicamentos son muchas y graves, en especial con medicamentos contra las arritmias o para el corazón. También interfiere con los fármacos que reducen el nivel la glucosa en la sangre. No debe tomarse otro medicamento sin consultar antes con el especialista responsable del tratamiento con propranolol.

¿Quién no debe tomarlo?

No deben tomarlo los pacientes asmáticos y tampoco los que padecen una insuficiencia cardiaca grave o un bloqueo cardiaco, además de los que padecen trastornos graves de la circulación arterial periférica (piernas o brazos) .

¿Pueden tomarlo las mujeres embarazadas? ¿Y las que dan de mamar?

Sólo en casos muy graves que amenacen la vida de la mujer, y cuan- do no existe otra posibilidad. El medicamento atraviesa la placenta y también pasa a la leche. No se conocen casos de malformaciones en el feto humano, pero sí en animales; por otra parte, puede causar un parto prematuro, ya que disminuye la cantidad de sangre que recibe el bebé y afecta a su corazón.

PROPRANOLOL BETADIPRESAN – SUMIAL.

Leave a Reply